El entrenamiento por potencia en ciclo indoor

      Comentarios desactivados en El entrenamiento por potencia en ciclo indoor

Telegim se ha convertido en la mejor herramienta para los amantes del ciclo indoor. Una opción ideal para controlar tus entrenamientos y llevar a cabo un exhaustivo seguimiento también de tu potencia. ¿Te gustaría mejorarla? Te contamos las claves del entrenamiento por potencia en ciclo indoor.

¿Cómo podemos medir la potencia en el ciclo indoor? Para ello basta con multiplicar la resistencia de cada uno con la cadencia,  y todo dependerá siempre de dos factores. Por un lado la fuerza con la que pedaleemos mientras estamos atentos a las pantallas de nuestra sesión indoor en Telegim. Y por otro lado por la resistencia de frenado.

Por norma general, trabajamos más cuanta más carga movemos y a más velocidad, por lo que en este sentido la potencia se puede generar aumentando la carga a una misma cadencia o aumentando en este sentido la cadencia con una misma carga lo mismo da. La potencia en un ciclo indoor se mide por la carga de trabajo o como comúnmente se conoce: por la resistencia de frenado.

En el entrenamiento por potencia en ciclo indoor uno de los aspectos fundamentales es el “umbral funcional de potencia”, vital para conocer el rendimiento que tenemos sobre una bici al entrenar. O explicado de otro modo, cuanto más pedaleas, más potencia se está generando y esta potencia se mide en vatios.  Pero ojo no es lo mismo potencia absoluta que potencia relativa ya que cada persona mueve una cantidad de vatios diferente. Y aunque un usuario tenga una potencia absoluta más alta que otro, esto no significa que su potencia relativa también sea mayor.

Si conoces tu umbral funcional de potencia en el ciclo indoor sabrás que eres capaz de aguantar a un determinado número de vatios durante un determinado espacio de tiempo, con lo que controlarás mejor tu entrenamiento. Para saber hasta donde puedes llegar en tu entrenamiento, lo ideal es pedalear hasta lo máximo que te ayuden tus piernas y durante un tiempo en el que puedas mantener el ritmo de manera constante, entre 45 y 60 minutos.

Con el entrenamiento por potencia puedes controlar perfectamente los vatios que mueves y el tiempo que podrás aguantar con ese volumen de carga. Tenlo en cuenta