Entrenar sin hacer cardio antes, ¿es una buena idea?

      Comentarios desactivados en Entrenar sin hacer cardio antes, ¿es una buena idea?

Entrenar sin hacer cardio es un hábito bastante común. Las prisas o el hecho de querer desarrollar rápido los músculos pueden hacer que esta actividad quede relegada a un segundo plano, casi inexistente. Por esta razón, hoy queremos que descubras las consecuencias que puede tener esto, ya no solo para tu actividad física, sino para tu salud.

Hacer cardio, ¿sí o no?

En muchas ocasiones observamos cómo las personas que hacen ejercicio en su casa o en un gimnasio calientan antes. A veces, es por recomendación de su propio entrenador. No obstante, otras personas pueden entrenar sin hacer cardio. Se ponen de inmediato con sus ejercicios de fuerza. Pero ¿qué es lo mejor?

Tenemos que ser conscientes de que, incluso, los deportistas profesionales calientan antes de hacer algún tipo de actividad física. No lo hacen como un hábito o costumbre sin sentido alguno, sino que entrenar sin hacer cardio puede tener consecuencias que veremos después.

Algo que debemos tener claro es que no es necesario estar media hora corriendo o en la elíptica para calentar. Con un mínimo de 10 minutos, estaremos preparados para empezar nuestros ejercicios de fuerza sin sentirnos agotados. Veamos qué puede ocurrir al entrenar sin hacer cardio.

Consecuencias de entrenar sin hacer cardio

Nuestros músculos están fríos, quizás estamos iniciando nuestros ejercicios nada más levantarnos y no hemos hecho ningún tipo de calentamiento. Esto es un grave error porque puede que experimentemos algunas de las siguientes consecuencias de entrenar sin hacer cardio.

  1. Disminuye nuestra capacidad pulmonar

Entrenar sin hacer cardio nos impide aumentar la capacidad pulmonar y que nuestro cuerpo se oxigene mucho mejor. No es más que un acondicionamiento que hace que los músculos se preparen para el entrenamiento posterior.

  1. Nos impide aumentar la temperatura corporal

Cuando elegimos entrenar sin hacer cardio no conseguimos elevar nuestra temperatura corporal que lo hará de forma muy paulatina. Esto que parece irrelevante nos ayudará a tener un mejor rendimiento deportivo. Por eso, con solo 10 minutos que calentemos, será suficiente para obtener estos dos primeros beneficios que nos estamos perdiendo.

  1. Aumenta el riesgo de desgarros

Esta es la consecuencia más grave de entrenar sin hacer cardio y es que no es coincidencia que todos los deportistas profesionales realicen algún tipo de calentamiento antes de sus entrenamientos.

Los desgarros en los músculos se producen con mayor facilidad cuando elegimos entrenar sin hacer cardio. La razón está en que los músculos están fríos y empezamos a trabajarlos sin que estén debidamente preparados. Por eso, es muy importante que realicemos un buen calentamiento previo.

  1. Evitamos que se active nuestro metabolismo

Entrenar sin hacer cardio evitará que nuestro metabolismo se active y se potencie gracias al entrenamiento que haremos después. Esto es importante si estamos trabajando la definición. Lograremos muchos más resultados si calentamos previamente.

En Telegim el calentamiento es importante

En todas nuestras clases en Telegim, tanto si se trata de ejercicios de fuerza como posturales como el pilates, siempre apostamos por el calentamiento. Porque somos conscientes de todas las consecuencias que tiene entrenar sin hacer cardio y lo que queremos no es solo que consigas tus objetivos (perder peso, definir el músculo, etc.) sino que puedas mejorar tu salud.

Los desgarros, las agujetas, los calambres… todo esto es posible prevenirlo si evitamos el mal hábito de entrenar sin hacer cardio. Porque los músculos necesitan prepararse para todo el trabajo al que los vamos a forzar posteriormente. Por esta razón, es conveniente hacer un trabajo de calentamiento.

Ahora que ya sabes que entrenar sin hacer cardio no es una buena idea, te animamos a que incluyas esta rutina en tus ejercicios. El cardio te permitirá obtener muchos beneficios y será un excelente calentamiento antes de empezar a trabajar tus músculos.