Entrenamiento y descanso, el matrimonio perfecto

No sé a vosotros, pero a mí me costó entenderlo y, sobre todo, ¡llevarlo a la práctica! Entre los 20 y los 30 años daba muchísimas clases de fitness, y además estaba en un grupo de exhibición de aeróbic. No paraba de saltar, brincar y botar sin piedad. Y claro, a corto plazo, de vez en cuando me quedaba muerta, no podía ni dormir por las noches del cansancio y el aceleramiento que tenía. A largo plazo, mi espada dijo “hasta aquí hemos llegado”, y tuve que parar. Por suerte, descubrí el Body Balance y el Yoga, que no sólo me ayudaron a recuperarme físicamente, sino que me enseñaron a hacer ejercicio a otro ritmo, bajando la intensidad y concediéndole gran importancia al descanso y la recuperación en las propias clases. Porque ninguna de estas dos disciplinas tiene sentido sin una gran relajación final e incluso descansos entre las series y posturas.

Y no sabéis lo que me costó aprender a relajarme, algo que me dicen muchos alumnos cuando vienen por primera vez a mis clases de yoga. Cuando llega el momento de tumbarse, cerrar los ojos y relajarse, son incapaces, se ponen hasta más nerviosos. Y cómo les entiendo, porque a mí me pasaba lo mismo. Pero una vez que tu cuerpo y tu mente integran ese momento, ya no puedes vivir sin él.

yoga

Con todo esto quiero parafrasear a un amigo mío, Domingo Sánchez, que en sus libros no se cansa de repetir que ‘la recuperación es parte del entrenamiento’. Si entrenas mucho y no descansas, tu cuerpo no se recupera y no sólo no consigues tus objetivos de entrenamiento o pérdida de peso, sino que pierdes parte de lo ganado y encima puedes lesionarte.

De hecho, ésta debería ser la máxima principal de cualquier persona que empiece a hacer ejercicio. Y más aún en los comienzos, cuando te matan las agujetas. O cuando queremos ponernos en forma en poco tiempo, por ejemplo ahora con la dichosa “operación biquini”. Como dice otro amigo mío del mundo del fitness, “un cuerpo de verano hay que ganárselo durante todo el año”. Hay que tenerlo claro, los esfuerzos concentrados y limitados en el tiempo, no sirven para mucho, te agotan y encima te lesionan.

 

Planificar el entrenamiento

Esto es algo en lo que insisten muchísimo los entrenadores personales. No hay atleta de elite o equipo deportivo que no siga una planificación que incluye tanto sesiones y períodos de entrenamiento intenso, como recuperación y descanso puro y duro.

Muchas veces, sobre todo cuando no entiendes demasiado de ejercicio, te da miedo parar porque piensas que vas a perder lo ganado. O cuando haces ejercicio para adelgazar… hay que saber que si haces un buen entreno de fuerza, sigues quemando también durante la fase de descanso. Como dice Domingo Sánchez, “si tu cuerpo ha tardado seis meses en conseguir ciertas adaptaciones y cambios, no va a perder las mejoras cardiovasculares o de fuerza en una semana o quince días, necesitaría casi el mismo tiempo”.

Lo ideal sería tener un entrenador personal que nos pautase los tiempos de entrenamiento y descanso. Pero si no es el caso, leer un poco sobre el tema y aplicar el sentido común, son suficientes. Ir los siete días a la semana al gimnasio a entrenar es una burrada, a no ser que al menos uno de ellos lo dediques a darte un spa y un masaje (ideales para la recuperación deportiva) o hagas actividades muy suaves.

Si te apuntas a un gimnasio presencial u online, intenta planificar qué días vas a ir y qué actividades vas a hacer para que los días más intensos se alternen con días de descanso o actividades más suaves. Si no haces esto y te pasas entrenando, no sólo sufrirás haciendo ejercicio sino que no conseguiréis mejoras y os desmotivaréis.

tele

Pero ojo, por descanso no me refiero a tumbarse en el sofá a ver la tele. La recuperación puede ser activa siempre que sea suave y relajante: un paseo tranquilo, una sesión de yoga, un spa, un masaje (casi obligatorio si hacéis mucho ejercicio) o una sesión de meditación. Cualquier cosa que os haga desconectar física y mentalmente del ejercicio para recuperaros y volver con más ganas.

¿Descansáis lo suficiente entre sesión y sesión de ejercicio?

Masajes en casa

A todos nos gustan los masajes y todos hemos necesitado uno alguna vez. Lamentablemente, un buen masaje  suele salir caro y en ocasiones no tenemos el tiempo o las ganas de ir hasta un centro de masajes. Y no hace falta decir lo magullados que nos puede dejar el típico amigo que cree tener mano para el tema.

Por todo ello, Tecnovita de BH nos ofrece una gran abanico de masajeadores para todas nuestras ncesidades: desde el típico masajeador de cervicales de toda la vida reinventado, a respaldos para masajear toda la espalda, seguro que más de uno te sorprenderá:

Sabías que existen masajeadores oculares? Pues su efecto es a través de masaje por presión de aire, vibración, calor y sonidos relajantes, y su función es la relajación, anti-stress, ayudan a combatir el insomnio, alivian dolores de cabeza, previenen la fatiga ocular, combaten el cansancio facial (ojeras, arrugas, bolsas oculares), mejoran la circulación sanguínea dando sensación refrescante para los ojos cansados, etc… Y todo ello con un diseño moderno de aires futuristas.

                    

 

 

 

 

 

 

También existen los respaldos de masaje, que actúan realizando un masaje shiatsu simplemente reposándonos sobre ellos, algo menos sorprendente, pero desde luego muy efectivo y relajante, y se puede usar mientras ves la televisión o simplemente te sientas a descansar.

Y, si lo que queremos es tener a nuestro alcance todo lo que un aparato de masaje nos pueda ofrecer, lo nuestro es la estación de masaje integral Summa, esta interviene sobre distintas partes del cuerpo (cabeza, hombros, brazos, espalda y piernas) mediante unos masajes muy placenteros, ya que cuenta con una combinación de tecnologías muy innovadoras, con presión por aire, temperatura, vibraciones y sonidos de la naturaleza. Toda una experiencia para los sentidos!

Y es que los masajes nos ayudan a relajarnos, a mejorar contracturas y problemas musculares y hasta a sentirnos más guapos! Vale la pena estar mejor sin siquiera tener que salir de casa.

Saludos!

Gemma / Telegim.tv

Telegim tienda