Errores al hacer abdominales que quizás no sabías

Errores al hacer abdominales que quizás no sabías

Si trabajas los abdominales con regularidad, pero no consigues los resultados que deseas, lo más normal es que se deba, simplemente, a que estás haciendo algo mal. Si notas que no progresas como deseabas, que no consigues esa definición de los músculos con la que sueñas y para la que tanto te esfuerzas, no te desanimes, piensa en qué puedes estar fallando.

Hacer rutinas de ejercicio sin una guía experta tiene ese riesgo. Para evitarlo, debes fijarte muy bien en cada gesto, en cada movimiento, y corregir aquello que no estés realizando correctamente. Pero lo más aconsejable, es realizar tus abdominales siguiendo clases impartidas por auténticos especialistas. Clases físicas, pero también virtuales, como las que puedes seguir gracias a Telegim.

En qué fallan tus abdominales

Son muchos los errores que puedes estar cometiendo a la hora de realizar abdominales. Si quieres comprobarlo, prepárate y observa si cometes estos fallos:

  • No contraer el músculo: es uno de los errores más comunes que se comenten al hacer abdominales. Algo tan simple como hundir el ombligo es uno de los secretos para conseguir los mejores resultados.
  • Hacer movimientos demasiado largos: no es necesario elevar demasiado el tronco. Movimientos cortos pero precisos son mucho más eficaces y, además, reducen la posibilidad de lesiones. Recuerda que, a la hora de realizar abdominales, con elevar el tronco 30 grados es más que suficiente.
  • Trabajar en una sola dirección: en el abdomen, evidentemente, hay varios músculos y es necesario ejercitarlos todos para obtener buenos resultados. Por tanto, hay que variar el ángulo en el que se trabaja. Y, por supuesto, también es esencial combinar la realización de abdominales con la de otro tipo de ejercicios para que las rutinas sean completas.
  • No controlar la respiración: como en cualquier otro ejercicio, en las abdominales es importante respirar bien, inspirando al bajar el tronco y expirando al elevarlo. Muy simple, cierto, pero a veces se olvida.
  • Arquear la espalda o separarla demasiado del suelo: dos errores que, además, pueden causar daños. No hay que sobrecargar ni la espalda ni la zona cervical, y no hay que separar las lumbares del suelo. Es arqueamiento excesivo puede llegar a ser realmente peligroso.
  • Excederse: de nada sirve hace decenas de abdominales cada día si se hacen mal. Y tampoco es bueno excederse, los músculos también necesitan descansar para evitar lesiones. Y no hay que olvidar que precisamente los del abdomen también se trabajan en otro tipo de ejercicios. Sobrecargarlos se puede acabar pagando caro.
  • Olvidarse de la alimentación: una dieta desequilibrada puede dar al traste con cualquier buena intención que tengas al realizar abdominales. Ten presente que el abdomen es una de las zonas donde más se acumula la grasa, de modo que es esencial limitar la ingesta, sobre todo, de alimentos y bebidas ricos en grasas o azúcares.

Lesiones que puedes sufrir

Hemos mencionado que una mala técnica en la realización de abdominales aumenta el riesgo de sufrir lesiones, y estas pueden llegar a ser realmente serias. Posturas incorrectas o forzar la columna pueden provocar desde pinzamientos hasta distensiones musculares, tendinitis o contracturas que impedirán realizar ejercicio durante una buena temporada y pueden ser muy dolorosas.

Para evitar esas lesiones es importante realizar algunas abdominales con calma y fijarse muy bien en los movimientos que se realizan. Como en todo, una vez que se haya adquirido una buena técnica y se haya practicado unas cuantas veces, todo saldrá solo y los resultados no tardarán en ser visibles.

Con sus clases virtuales, Telegim te ayuda a conseguir ese cuerpo tonificado que deseas con ejercicios dirigidos por expertos en cada disciplina: fitness, aerobic, pilates, step, ciclo indoor y muchas más.